Sábado :: 25 / 03 / 2017

Además COMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Técnicas de estudio


Sin lugar a dudas, la tendencia al agobio domina entre los estudiantes cuando ven que se acerca el momento de enfrentarse a las pruebas de acceso a la Universidad (PAU), una prueba de la que depende su futuro más inmediato y su vida posterior. Además, la PAU no es un examen más, es el primer contacto con el mundo universitario y exige una preparación rigurosa para ser capaz de afrontar con éxito las pruebas sobre las distintas materias, que contienen un gran volumen de contenido. Por todo esto, la PAU se convierte en un verdadero reto para el estudiante, que encontrará en esta prueba las claves para adquirir en el futuro un método útil de estudio al que recurrirá a lo largo de su vida universitaria. La selectividad no es más que un examen que contrasta la trayectoria seguida a lo largo del curso. Por eso, aquí os proponemos un método para la planificación del estudio y pequeños trucos que os pueden ayudar. El resto lo poneis vosotros.

El primer paso consiste en crear un hábito de estudio metódico, racionalizando el tiempo que se dedica a estudiar y el que se dedica al esparcimiento personal. Para lograrlo, debes conseguir un ambiente de trabajo proclive a la concentración. Si optas por estudiar en casa, debes tener en cuenta que la habitación cumpla unos requisitos mínimos, como ausencia de ruidos, una buena ventilación, una temperatura adecuada y ningún tipo de distracciones, tales como la televisión o la radio. 

El siguiente paso será acondicionar la superficie de trabajo. Es preferible que dispongas de una mesa amplia, en la que coloques todo el material que previsiblemente vas a necesitar. De esta forma, evitarás el tener que levantarte constantemente, algo que contribuiría a interrumpir el estudio y la concentración. En cuanto a la luz, es preferible que sea natural y, si no es así, que sea blanca o azul y que proceda del lado contrario a la mano con la que se escribe habitualmente. Tanto la mesa como la silla deberán estar en consonancia con tu altura. La silla tiene que tener respaldo y ser dura, ya que, una excesiva comodidad te provocará un ligero sueño que provocará que abandones antes el estudio. Los expertos afirman que la postura idónea se logra con el tronco estirado y la espalda apoyada en el respaldo de la silla, a una distancia aproximada de 30 cm. de los apuntes.

Una vez preparado el ambiente y el material pasamos a la acción. Para que no se os haga muy cuesta arriba, debéis comenzar por las asignaturas más llevaderas, aunque eso como todo, es siempre cuestión de gusto. Una vez decididas las asignaturas que vas a estudiar primero, debes configurarte un horario flexible, que te permita contar con tiempos de reserva por si surgen imprevistos y que como mínimo contemple descansos de 10 minutos cada hora. Además, debes dormir allrededor de 8 horas cada día.

Pero el verdadero éxito se basa en el plan de trabajo utilizado. Un plan que no admite esfuerzos de última hora, sino una dedicación plena y constante desde el primer día que se inicia el curso escolar. Si se cumple con el trabajo diario, el mes antes de presentarse a selectividad, estará prácticamente todo hecho y bastará con repasar los contenidos estudiados y revisar los esquemas y resúmenes realizados. De esta forma, se eliminarán las posibles lagunas y se reforzarán todos los conocimientos adquiridos.

Una vez repasada toda la materia, es aconsejable dedicar la última semana antes del examen para el repaso general, estudiando, un par de asignaturas a fondo cada día, sin olvidar que lo mejor es que el día antes de selectividad nos dediquemos exclusivamente a descansar, ir al cine, salir a pasear o quedar con algunos amigos para olvidar la presión a la que estaremos sometidos al día siguiente. A muchas personas, el estrés les impide parar, pero desconectar es clave para afrontar el examen con frescura y concentración. Lo único que debe recordarnos que al día siguiente vamos a afrontar un examen decisivo es el hecho de dejar preparado todo lo necesario para no llevarnos sorpresas con las prisas. Es imprescindible no olvidarse de llevar un bolígrafo, un lápiz, una calculadora y, por supuesto, el DNI.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar amigo PDF PDF

Compartir: Delicious Digg Facebook Googlebookmarks Meneame Tecnorati Wikio Yahoo

Publicidad

Publicidad